3 pasos para volver a lo esencial

En la vida llegan responsabilidades, compromisos por cumplir, cuentas por pagar, personas por atender y una cantidad de ocupaciones que hacen parte del día a día. Dentro de todo esto, en muchas ocasiones, el tiempo para cultivar la armonía interior, se deja a un lado y sólo se saca tiempo si de pronto queda el espacio.

Se cree que todo lo demás es más importante que esos momentos para liberar cargas, soltar el estrés y entrar en conexión con nuestra paz y equilibrio emocional. Esto es un error que se paga con altos niveles de estrés y tensión. Aquí es donde es clave reconocer si nos estamos alejando de nuestro verdadero Ser que es la fuente de la paz, la sabiduría y la felicidad.

Señales de estar en desconexión con tu Esencia:

  • Te irritas con facilidad. Notas que estás impaciente y que fácilmente respondes con enojo ante alguna situación que te incomoda.
  • Permaneces gran parte del día estresado. Notas que estás ansioso, preocupado y cargado.
  • Juzgas constantemente a los demás por lo que deberían hacer diferente.
  • No duermes bien.
  • Tus pensamientos predominantes son negativos.
  • Te cuesta trabajo enfocarte y tu mente está demasiado dispersa.
  • Sientes tristeza sin razón aparente. Es normal que hayan momentos donde sientas tristeza, preocupación o dolor pero si estar estresado se vuelve el estado predominante es una señal que estamos en desconexión con lo esencial.
  • Te cuesta trabajo experimentar dicha, felicidad y disfrutar de lo sencillo de la vida. – Le dedicas demasiado tiempo al trabajo.

Volver a lo esencial, es volver a la capacidad de disfrutar los instantes de la vida, valorar lo positivo que tienen las personas que nos rodean, liberar resentimientos y experimentar el amor hacia nosotros mismo y hacia los demás.

Me gusta mucho una frase de Jesús que dice: “Estoy en el mundo, pero no soy del mundo”, es decir que puedo resolver las situaciones del día a día, trabajar, pagar los compromisos, relacionarme y al mismo tiempo vivir desde la conciencia de nuestro verdadero Ser. Es poder estar allí pero estando presente desde el centro de poder interior sin perderme en la cotidianidad. Estoy en el mundo, pero el mundo no es el que define quién soy. Recuerdo que mi Esencia es libre, amorosa y plena.

3 pasos para volver a lo esencial:

meditacion-campo1. Toma tiempo para ti. Dedica un espacio para estar a solas y tomar conciencia en donde está el foco de tu mente. Revisa si hay resentimientos por soltar, juicios por dejar a un lado, situaciones por aceptar en lugar de resistirse a ellas. Observa si le estás dando demasiado poder a preocuparte o estresarte por el futuro.

2. Trae tu atención al presente y a disfrutar de cada momento y de lo bueno que tienen los demás. En muchas ocasiones por centrarte en lo que no tienes, te pierdes de disfrutar de lo que si tienes o lo que no nos gusta de los demás se vuelve el centro de nuestra atención. Es allí, donde podemos enfocar la atención en valorar y apreciar lo positivo de cada persona. Escribe al final del día lo que más te gusta de las personas con las que compartiste.

libro-te3. Cultiva tu interior con lecturas que te inspiren, audios que te alimenten, personas que alegran tu corazón y realiza prácticas que te armonizan como la meditación y el yoga. Asiste a cursos que aportan a tu crecimiento y expansión de tu ser. En Escuela de Vida, tenemos varios cursos diseñados especialmente a apoyarte a vivir desde lo esencial, a nutrir tu conexión espiritual y a entrenar tu mente para expandir la confianza, la abundancia y una vida con propósito. Puedes conocer el Curso Liderazgo desde el Ser, Coaching espiritual y Coaching de la personalidad con PNL.

Nuestro tiempo en la vida no se puede pasar perdiéndonos de lo esencial y permitiendo que el día a día consuma la mente y nos aleje del verdadero propósito de ser felices, evolucionar y servir. Despertar, es darnos cuenta que podemos realizar cada acción desde la conexión con la esencia y desde una visión más amplia de la vida y de nosotros mismos. Una vida plena, es una vida menos automática y más consciente.

Namaste,

Gloria Ramírez 

Comparte esta información a quién le pueda ser útil. Namaste
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+